Actualizado en  noviembre de 2016   

Volumen 7 / Número 1
Septiembre 2011
El analista en el cine
ISSN 1553-5053


Resumen

Hannibal Lecter, el personaje creado por el novelista Thomas Harris, es un médico psiquiatra con características psicopáticas y conductas canibalísticas. No obstante estos rasgos, que lo harían un sujeto despreciable desde el punto de vista moral, Lecter goza de cierta simpatía por parte del público. ¿Cuáles son las razones de semejante fascinación? El presente artículo, en rigor un pasaje de la obra Everything You Always Wanted to Know About Lacan(But Were Afraid to Ask Hitchcock}), Slavoj Zizek (Editor), Verso, London-New York, 2010, adelanta una hipótesis verdaderamente subversiva. Bajo la mirada de Zizek, Lecter constituye un desesperado, y fundamentalmente fallido, intento de la imaginación popular de representarse a sí misma la idea de un analista lacaniano.

Abstract English Version

[pp 70-71] Comentario sobre "El silencio de los inocentes" (J. Demme)

Hannibal Lecter y el analista lacaniano

Slavoj Zizek

Hannibal Lecter y el analista lacaniano [1]

La lección socio-ideológica fundamental de Psicosis, de Hitchcock, es el colapso del propio campo de la intersubjetividad como medio de Verdad en el capitalismo tardío, es decir, su desintegración en dos polos: el del conocimiento experto y el de la verdad psicótica “privada”. Sin embargo, ¿significa esto que hoy, en el universo del capitalismo tardío, el psicoanálisis (que en última instancia consiste en la integración simbólica que hacemos de nuestros traumas al narrarlos al analista, quién encarna el gran Otro de la intersubjetividad) ya no es posible?

La fascinación del público por figuras como Hannibal Lecter (el caníbal y asesino serial de las novelas de Thomas Harris) arroja un halo de esperanza: dicha fascinación da testimonio del profundo anhelo por un psicoanalista lacaniano. En otras palabras, Hannibal Lecter es una figura sublime en el sentido estrictamente kantiano, puesto que constituye un desesperado, y fundamentalmente fallido, intento de la imaginación popular de representarse a sí misma la idea de un analista lacaniano.

Del mismo modo, la relación que existe entre Lecter y el analista lacaniano se corresponde perfectamente con el vínculo que, según Kant define a la experiencia de la “dinámica sublime”: un estado entre la salvaje, caótica, indomable y furiosa Naturaleza, y la Idea de Razón suprasensible, que se ubica más allá de cualquier restricción natural. Es cierto que la maldad de Lecter –puesto que él no solo mata a sus víctimas sino que va mas allá, al comer parte de sus entrañas–, tensa, lleva al límite nuestra capacidad de imaginar los horrores que podemos infligir a nuestros semejantes; incluso nuestro mayor esfuerzo para representarnos la crueldad de Lecter falla en captar la verdadera dimensión del acto del analista: al traer a escena la traverseé du fantasme, él literalmente “roba el núcleo de nuestro ser”, el objet petit a, el tesoro secreto, agalma, lo que consideramos como más valioso en nosotros mismos; denunciándolo así como un mero semblante. Es así que Lacan define al objet petit a como la fantasmática “cosa del Yo”; es decir, aquella que confiere al $, en la fisura del orden simbólico, en el vacío ontológico al que llamamos “sujeto”, la consistencia ontológica de una “persona”, la apariencia de una plenitud del ser. Y es precisamente esta “cosa” lo que el analista “engulle” o pulveriza.

Estamos ante la razón de ser del inesperado elemento “eucarístico” en juego en la definición de analista que propone Lacan; a saber, su reiterada alusión irónica a Heidegger: ‘Mange ton Dasein!´ – “¡Cómete tu estar-ahí!”. De ahí que en esta situación resida el poder de fascinación de Hannibal Lecter: en su propia imposibilidad de alcanzar el límite absoluto de lo que Lacan llama “la destitución subjetiva” es que nos permite acceder a un cierto presentimiento de la Idea de analista.

Es en este sentido que en The Silence of the Lambs, Lecter es verdaderamente caníbal, no en relación con todas sus víctimas sino sólo con Clarice Starling: el vínculo entre ambos constituye una imitación burlona de la situación analítica desde el momento en que, a cambio de ayudarla en la captura de ‘Buffalo Bill’, él quiere que ella le confíe - ¿qué? Precisamente aquello que el analizante confía al analista, es decir, el núcleo de su ser, su fantasía fundamental (el llanto de los corderos). Por lo tanto, el quid pro quo propuesto por Lecter a Clarice sería: “¡Te ayudaré si me permites comerme tu Dasein!”. La inversión de la relación analítica apropiada consiste precisamente en el hecho de que, en compensación, Lecter le ayude a rastrear a ‘Buffalo Bill’. En síntesis, Lecter no es lo suficientemente cruel como para ser un verdadero analista lacaniano: en el psicoanálisis debemos pagar al analista para permitirnos servirle nuestro Dasein en bandeja…


[1El presente texto integra una de las addenda de Slavoj Zizek a la reciente edición ampliada de su libro Everything You Always Wanted to Know About Lacan (But Were Afraid to Ask Hitchcock), Slavoj Zizek (Editor), Verso, London-New York, 2010. El título sugerido, como el recorte del segmento y su traducción, son de Laura Olivares Waisman y Juan Jorge Michel Fariña.


[Descargar PDF]

Copyright/Permisos: Los Editores de Aesthethika.org mantienen el copyright de Aesthethika. Todos los derechos de los materiales aqui publicados estan reservados. Porciones mínimas de estos escritos pueden ser copiados y citados sin permiso de los editores, siempre y cuando la siguiente nota se adjunte a las copias: "Copyright de Aestethika.org. Copiado con permiso de los Editores". Este permiso es solo válido para un número reducido de copias del material aquí publicado, y sólo para uso académico o didáctico. A tal fin las copias deben ser 1) gratuitas para los estudiantes/ interesados (2) el material copiado debe incluir la nota antedicha y las referencias bibliográficas.


[pp 1-7] Editorial
El analista en el cine
Juan Jorge Michel Fariña 
y aportes de Irene Cambra Badii, Alejandra Rodríguez Lamberti y Alejandra Tomas Maier 
[Descargar PDF]
[pp 8-28] Comentario sobre “Secretos de un alma” (G.W. Pabst)
Geheimnisse einer Seele y el problema de la representación del analista en el cine
Eduardo Laso 
[Descargar PDF]
[pp 45-51] Comentario sobre “Spellbound” (A. Hitchcock)
Spellbound: fórmula para conjurar un hechizo a partir del encantamiento psicoanalítico
María Carolina Cebey 
[Descargar PDF]
[pp 52-69] Comentario sobre “Ni una palabra”
Ni una palabra…una letra
María Elena Domínguez 
[Descargar PDF]
[pp 70-71] Comentario sobre "El silencio de los inocentes" (J. Demme)
Hannibal Lecter y el analista lacaniano
Slavoj Zizek 
[Descargar PDF]
[pp 72-76] Comentario sobre "El silencio de los inocentes" (J. Demme) y "Hannibal" (R. Scott)
Moral y ética en Hannibal Lecter
Juan Jorge Michel Fariña 
[Descargar PDF]
[pp 29-44] Comentario sobre “Spellbound” (A. Hitchcock)
El amor de transferencia a través del cine y la pintura: Freud, Hitchcock, Dali
Juan Jorge Michel Fariña 
Tamara Katz 
[Descargar PDF]
   

aesthethika // Revista internacional de estudio e investigación interdisciplinaria sobre subjetividad, política y arte

Diseño:www.navetrece.com